¡Asimílalo vas a ser papá! Ya te lo han confirmado. Seguramente una marea de sentimientos se habrá apoderado de ti y es posible que incluso aún no te lo termines de creer, pero lo cierto es que vas a ser papá, así que asimílalo. Dentro de 9 meses tendrás a tu bebé entre tus brazos.
Lo primero que debes saber es que en el embarazo el papel de padre no es secundario, sino principal junto al de la madre, por lo que debes aprender a ser buen padre y afrontar todos los retos que te plantean esos muy probablemente 9 meses de embarazo. El papel de padre empieza en el mismo momento del embarazo, pero no termina tras el parto sino que continúa de por vida.
Seguro que llevas un tiempo, desde que te comunicaron el embarazo pensando, ¿soy buen padre?, ¿podré ser buen padre? Solo por el hecho de hacerte esta pregunta y preocuparte por el bienestar de tu futuro hijo estás en el buen camino hacia ser un buen padre. Tan solo te queda seguir unos pequeños consejos que te ayudarán a ser un buen padre durante todo el embarazo.
Ponte en manos de profesionales harán de este comienzo un trampolín para conseguir nuestro objetivo de SER EL MEJOR PADRE DEL MUNDO

TOMA LA INICIATIVA

No te pares ante los cambios que se te plantean, toma la iniciativa de vuestra nueva vida. Es el momento de ayudar a tu pareja en todo cuanto puedas, sobre todo porque los cambios del embarazo le van a afectar mucho física y psicológicamente. A partir de ahora tendrás que tomar muchas decisiones y deberás apoyar a tu pareja en todas las que tome ella.

Infórmate de todo lo relacionado con el embarazo y el parto por medio de revistas o libros o artículos informativos, o incluso preguntando a otras personas que han sido ya padres. Descubre cosas como qué debe suceder en cada etapa del embarazo o cómo cuidar a tu bebé en el momento en que nazca.
No esperes a que te lo pidan. Asiste a las clases de preparación para el parto y las citas con el médico, ya que conocerás mucho más cómo ayudar a tu pareja y afrontar con calma este momento.
Participa en las tareas del hogar todo cuanto puedas, ayuda a tu pareja algo más de lo habitual ya que durante el embarazo no tendrá tantas fuerzas para realizar estas funciones. Si no puedes, tendrás que recurrir a otras personas para ello.
Llevad una vida más sana en pareja. Para ello, lleva una dieta saludable, no solo por ti, que puede que no lo necesites, sino también para acompañar a la madre en ese proceso alimenticio que debe seguir durante todo el embarazo.
Por otro lado, sal a dar un paseo cada día con tu pareja. Una hora estaría genial, pero si no puedes tanto tiempo puedes plantearte dar un paseo de media hora mientras disfrutáis del aire libre, el ejercicio y un tiempo juntos.
¿Hay el suficiente dinero para afrontar el nacimiento de la criatura? Si no es así, ve pensando en cómo conseguir más ingresos antes de que nazca el bebé. Si tienes el dinero suficiente, igualmente haz un bote en el que guardes cada mes cierta cantidad de dinero para tu bebé.
Prepárate psicológicamente para todo lo que pueda pasar. A veces en el embarazo y en el parto surgen inconvenientes y hay que saber cómo afrontarlos con la cabeza fría.

SÉ MÁS COMPRENSIVO
Comunícate de forma eficaz con tu pareja y apóyala en todo cuanto puedas. Deja que se exprese sobre lo que siente y hazlo tú también. Habla con otras personas de cómo te sientes y despeja todas tus dudas, tampoco dejes que todo el peso del embarazo recaiga sobre ti ni te afecte psicológicamente. Otras personas os pueden ayudar, no dejes de relacionarte con ellas y contarles lo que se te pasa por la cabeza en cada momento.
Sé más comprensivo y paciente. Con el tiempo notarás a tu pareja más cansada, mareada, inquieta, angustiada, triste, enfadada, irascible o con cambios de humor frecuentes. Tranquiliza a tu pareja en todo momento y siempre que lo necesite. Son síntomas frecuentes del embarazo, aprende a sobrellevarlo de la mejor manera posible y comprende a tu pareja en estos momentos tan delicados. Aprende a ceder. Tendrás que hacerlo en muchas ocasiones, lo que no significa que tengas que ceder siempre.
Puede que tengas tentaciones de enfadarte o responder, pero no merece la pena, intenta entender por lo que está pasando.

DISFRUTA DE “TU EMBARAZO”
Disfruta de todo el proceso, no pienses en agobios ni preocupaciones sino en lo gratificantes que son estos momentos inolvidables en los que esperas el nacimiento de tu criatura junto a tu pareja y seres queridos. Levántate cada día con una sonrisa.
Acompaña a tu pareja a las visitas prenatales del médico. Estas están pensadas también para los padres, y además conocerás la evolución de embarazo y qué puedes hacer tú para que sea todo mucho mejor. Ve a los controles médicos con tu pareja, incluidas ecografías (donde verás a tu bebé antes de que nazca) y demás.
Participa en el proceso de selección del nombre de tu bebé, pero no te empeñes en decidirlo tú si tu pareja no quiere. Llegad a un acuerdo. Cada decisión es clave, cada uno de estos momentos que se disfruta en pareja es emocionante y puede ser recordado de por vida.

ÚLTIMOS PREPARATIVOS

Llegado el momento, tienes que empezar con todos los preparativos porque llegará un momento en que no debe faltar nada. Por eso, piensa en todo lo que necesitas para la llegada de tu bebé.
Prepara su habitación. Que la decoración sea consensuada entre ambas partes, pero preocúpate por ello y sobre todo por hacer las tareas más pesadas.
Prepara la ropa de tu bebé, teniendo en cuenta lo que necesitará el día del parto, los primeros días y los primeros meses de vida. Compra solo lo básico, ya que seguramente habrá muchas otras personas que te regalen ropa para tu bebé.
Finalmente, prepara todo lo que se necesite para el momento del parto al menos unos días antes de la fecha estimada, pensando en todo lo que necesitaréis tanto tu pareja como tu bebé como tú mismo.
¿Falta algo? Haz una lista, pregunta a otras personas y repásala.

ecobebé 5D Valencia